Bilbao Digital

Asociación para la Cualificación y el Aprendizaje Permanente

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Esta reforma laboral...

E-mail Imprimir PDF

Esta reforma laboral..

Ahora que vamos despacio, vamos a contar mentiras, tralará.

En efecto, estamos dedicando algo de tiempo a la formación, aunque eso no significa que vayamos más despacio. Al contrario, la formación la estamos haciendo fuera del horario laboral y, por tanto, debemos compaginar horarios de salida y de entrada, tareas familiares y ocio para establecer el coste de oportunidad. Este coste es muy alto, así que la satisfacción obtenida por tan alto precio debe ser equiparable, si no, estamos comprando yogures caducados.

Contratos laborales es el tema. Aspectos de la reforma laboral que afectan a la contratación, nuevas modalidades y/o condiciones, procedimientos telemáticos y cosas parecidas. Pero hemos añadido a la formación un hilo conductor: ¿cuántos euros vale el miedo al contrato indefinido ordinario?

Para resolver esta cuestión hemos identificado y esquematizado las modalidades de contratación en vigor, añadiendo al esquema de hace pocos años, el contrato indefinido para emprendedores. Y nos hemos puesto a leer su ficha, tras lo cual, algunos osados hemos expresado que incluye, al menos, dos mentiras en su nombre: ni es indefinido, ni es para emprendedores.

Luego hemos analizado algunas condiciones nuevas de algunos contratos: el periodo de prueba de 12 meses, la escasa cotización y el relajo de condiciones para los contratos para la formación y el aprendizaje, etc.

Al principio nos hemos creido que el objetivo de las reformas laborales desde 1994, al menos, era la mejora de la estabilidad en el empleo y, para conseguir este objetivo, se articulaban y se articulan paquetes de ayudas (bonificaciones, subvenciones, reducciones,..) dirigidas al contrato indefinido o a la conversión de los temporales en indefinidos.

Pero rápidamente nos hemos encontrado con estadísticas del SEPE (enlace) e informes de reputados profesores (enlace), en los que se demuestra que, de 14 millones de contratos realizados, 13 millones son contratos temporales. Y vienen siendo así desde 1994, al menos. Por lo tanto, la tasa de temporalidad del país en lo que a contratación laboral se refiere que, en 1993, era del 30%, ha pasado a ser actualmente del 37%.

Uno de los aspectos de la actual secuencia de reformas laborales casi trimestrales que mayor interés ha tenido para los empresarios ha sido la reducción drástica del coste de la indemnización en caso de extinción de la relación laboral; uno de los cuatro aspectos del finiquito. El esfuerzo se ha centrado en abaratar la indemnización asociada a los contratos indefinidos cuando la extinción propuesta por el empresario se calificaba como improcedente por parte de los jueces. Y lo que se ha hecho ha sido impedir que los jueces puedan calificar como improdedente, actuaciones que lo son.

No obstante, recogemos el argumento a favor de esta medida que supone poner como objetivo conseguir unos costes salariales más reducidos que provoquen disponer de trabajadores más productivos o de un coste laboral más competitivo con el que el empresario pueda hacer frente a su competencia.

Y en un primer momento, intentamos comparar el coste de una indemnización por despido improcedente de un contratado indefinido con las ayudas a la contratación a que dio lugar esa contratación. Y hemos visto, con una probabilidad considerable, que el coste de extinguir un contrato que haya durado hasta 3 años, casi es cero, comparado con las ayudas percibidas por el empresario.

Luego hemos intentado estimar el peso del coste laboral en el precio de venta que gestiona el empresario y hemos acudido a cuentas anuales de una empresa al azar: Pescanova. Hemos repetido el ejercicio al azar, otra vez: Inditex.

Y una pequeña conversión/análisis de la cuenta de pérdidas y ganancias nos hace ver que el peso del coste laboral (sueldos, salarios, pagas extra, cotización a la seguridad social a cargo del empresario, gastos sociales) es del 2% del precio de venta, en el caso de Pescanova y del 17% del precio de venta, en el caso de Inditex. Siendo los otros costes integrantes del previo de venta (aprovisionamientos, servicios exteriores, financieros, beneficio del accionista) de gestión exclusiva del empresario. La productividad y competitividad de la empresa y la influencia del coste laboral en el precio de venta es, en estos casos analizados, más bien escasa. Por tanto, trasladar la responsabilidad de la situación a los trabajadores es injusto.

Por último, habría que añadir a este pequeño ejercicio, las consideraciones que se hacen desde la ley de prevención de riesgos laborales en torno a los riesgos que se derivan de la temporalidad y los beneficios que se han obtenido del hacer de los trabajadores durante años.

Evidentemente, un ejercicio como este no permite inferir conclusiones, pero sí refleja datos y situaciones reales.


Comentarios (0)add comment

Escribir comentario
menor | mayor
password
 

busy
You are here: Artículos Administración Esta reforma laboral...